Una vez que hemos esbozado los tipos de pérdidas auditivas: conductivas, neurosensoriales, mixtas, centrales y por acúfenos tenemos que informarle que existen distintos grados de pérdida auditiva. Hay pérdidas más leves y pérdidas más severas. Muchas veces pasar de un estadio a otro depende de la rapidez con la que usted reaccione ante este problema que repetimos: tiene solución y en un Centro Auditivo FONALIA encontraremos la que mejor se adapte a su necesidad.

En cuanto a los grados podemos diferenciar entre pérdidas:

1. Leves: Es cuando el paciente no puede oír sonidos suaves y tiene dificultad para seguir las
conversaciones en ambientes ruidosos.

2. Moderadas Es cuando no puede escuchar estos sonidos suaves, pero tampoco los moderadamente altos. Y por supuesto, presenta dificultades considerables para entender las conversaciones con varias personas y con ruido de fondo.

3. Severas: Es cuando el paciente oye sonidos fuertes, pero la comunicación sin ayudas auditivas es imposible.

4. Profundas: Son en las que el afectado sólo oye los sonidos extremadamente fuertes. La comunicación sin audífonos es totalmente imposible.

Para tranquilidad de los lectores tenemos que especificar que la mayoría de las pérdidas auditivas son de leves a moderadas y severas, las cuales en un 98% de los casos tienen solución.